Los problemas digestivos más frecuentes tienen un componente común: un sistema nervioso mal sincronizado. El sistema digestivo no siempre responde de la mejor manera y, cuando no funciona correctamente, aparecen consecuencias indeseables como digestiones pesadas, ardor estomacal, estreñimiento e hinchazón. También las emociones también alteran las funciones digestivas. La ansiedad, la tristeza, el estrés, la excitación o el enfado son…