Después de un largo día de trabajo, llegas a casa con la intención de descansar y recargar fuerzas para un nuevo día. Te acuestas y un súbito dolor en la pierna te despierta en mitad de la noche, por lo que pierdes 10 minutos de sueño esperando que desaparezca. ¿Te ha pasado? Los calambres nocturnos pueden ser muy comunes en…