¿Quién no ha oído hablar de la fibromialgia?

Pero, aunque es un problema de salud muy presente en la actualidad, es cierto que no se sabe mucho sobre esta patología.

En el artículo de esta semana voy a hablar sobre ella y sobre cómo los ejercicios para mejorar tu postura pueden ayudarte a sentirte mejor si la padeces.

La fibromialgia es un problema de salud que se caracteriza por dolor musculoesquelético generalizado y que se puede acompañar de fatigaproblemas de memoriacambios de humoralteraciones del sueño y otros síntomas.

Los investigadores creen que en el paciente que sufre fibromialgia, las sensaciones dolorosas se sienten aumentadas debido al modo en que se cerebro las procesa.

No se sabe qué provoca el comienzo de la fibromialgia. Podría ser un accidente, un suceso traumático o una situación de mucho estrés. Aunque en ocasiones no se encuentra nada que pueda ser considerado el detonante del caso.

También es posible que los pacientes desarrollen otros problemas de salud asociados como síndrome de intestino irritable o alteraciones temporomandibulares, así como ansiedad o depresión

Es una patología eminentemente femenina aunque no exclusiva de las mujeres.

¿Qué síntomas son los más característicos?

El principal es el dolor. Es un dolor extendido por todo el cuerpo, descrito por los pacientes como constante, sordo y que dura al menos tres meses. Aparece en ambos lados del cuerpo y tanto en la parte superior como inferior.

La fatiga es otro de los síntomas característicos de este síndrome. Los pacientes que lo sufren refieren levantarse cansados de la cama, padecen alteraciones de sueño y pueden tener otros problemas como apneas.

También se asocia a otras patologías como síndrome de intestino irritable, migrañas o alteraciones de la articulación temporomandibular.

Además existe algo muy característico de estos pacientes, la dificultad para concentrarse o niebla mental. Las personas que padecen este problema de salud refieren dificultades para enfocarse en actividades mentales y prestar atención.

No se conocen sus causas exactas pero hay diversos factores que suelen coexistir en estos casos. Suele presentarse en patrones familiares, lo que quiere decir que puede que tenga un componente genético.

Algunas enfermedades pueden actuar como desencadenantes, así como infecciones o traumas físicos o emocionales.

Afecta más a mujeres que a hombres y el hecho de padecer algunas enfermedades autoinmunes como artritis reumatoide o lupus hace que sea más probable sufrir esta patología.

Además el hecho de ser un problema de salud crónico, a menudo no bien entendido provoca que se asocien a él síntomas de ansiedad o depresión.

También los desórdenes del sueño interfieren con la capacidad de desarrollar el trabajo o gestionar las obligaciones familiares por parte del paciente.

 

¿Cómo mejorar la postura puede ayudar en la fibromialgia?

 

Las zonas que más se ven afectadas por la fibromialgia son los hombros, los brazos y la zona superior de la espalda.

En este artículo tienes más datos si lo que te interesa es el dolor de hombros.

Es muy habitual que los pacientes afectados tengan una postura con la cabeza adelantada y los hombros redondeados, una postura que añade estrés a la zona con dolor.

Mejorar esa postura puede ayudar a que los síntomas disminuyan además de contribuir a un mejor funcionamiento de la musculatura del cuerpo. Te dejo aquí un artículo del blog sobre la postura de cabeza adelantada.

 

Otras estrategias que colaboran contigo

 

Por supuesto, recuperar una buena alineación corporal no es el único paso que puedes dar.

Es importante tener presente que el diagnóstico no te condena a una vida de dolor. No hay que dejar que la palabra te arrastre hacia una actitud negativa. El cuerpo y la mente no son entes separados.

Sé consciente de la importancia de entender cómo funciona el cuerpo. Las articulaciones de carga –hombros, caderas, rodillas y tobillos– deberían estar alineadas para poder trabajar de forma correcta. Con ejercicios que mejoran este alineamiento conseguimos que el cuerpo se mueva y funcione en las mejores condiciones de movilidad posibles.

Recuerda además crear una estrategia mental que te ayude. Enfócate en las necesidades de tu organismo más que en el dolor. Averigua en qué circunstancias te sientes mejor y poténcialas. Escucha a tu cuerpo.

Esta patología no tiene una cura única sino más bien diferentes ángulos de intervención. Mejorar tu postura solo es uno de ellos.

Ayuda a tu cuerpo con una dieta adecuada, un descanso correcto y una reducción de tus niveles de estrés. Todo ello contribuirá a que te sientas mejor y continúes con una vida plena.

Y comparte el artículo si conoces a alguien a quien pueda resultarle de ayuda.

Te dejo aquí unos enlaces a páginas con más información sobre esta patología por si te interesa saber más.

AGOTE QUIROPRÁCTICA

www.quiropracticaagote.com

 

https://www.webmd.com/fibromyalgia/guide/fibromyalgia-symptoms#1

http://www.fibrocenter.com/what-is-fibromyalgia