Según el Dr. Hamza Saif, la quiropráctica puede aliviar síntomas y efectos de algunas enfermedades comunes y mejorar la calidad de vida del paciente

 
El tratamiento quiropráctico para problemas de salud no se considera una “varita mágica” que cura completamente enfermedades, pero sí sorprende su capacidad para aliviar muchos dolores crónicos en pocas sesiones.

Como forma alternativa de tratamiento médico, el cuidado quiropráctico generalmente se destina a ayudar a los pacientes con dolencias de espalda, cuello y articulaciones. Pero el Dr. Hamza Saif, quiropráctico con sede en Ottawa en la Clínica Quiropráctica Hunt, afirma que el tratamiento puede además mejorar los síntomas y efectos de las enfermedades comunes para mejorar la calidad de vida del paciente. “Si bien no pretendemos curar enfermedades orgánicas, podemos mejorar la calidad de vida de los pacientes que las padecen”, comenta Saif.

Saif cita el ejemplo del asma, que a menudo causa dolor de espalda media debido a la tos constante. Los quiroprácticos no pueden curar el asma, pero pueden aliviar el dolor muscular y de espalda causado por él, indica el quiropráctico canadiense.
 
En paises como Canadá, la quiropráctica es cada vez más popular
De acuerdo con la Asociación Canadiense de la quiropráctica, el tratamiento quiropráctico gana cada vez más popularidad. Ya en 2009, la asociación calculaba que el 53% de los canadienses había visitado a un quiropráctico en algún momento de sus vidas, comparado con el 49% registrado en 2005.

A pesar de ganar popularidad entre la población, hay ciertos sectores médicos que atacan a la quiropráctica adjudicándole escasa evidencia científica. Uno de los principales riesgos que asocian a la atención quiropráctica es el peligro de aumentar los accidentes cerebrovasculares. Sin embargo, un estudio publicado por la Comisión Europea Spine Journal en 2008, concluyó que no existía ningún vínculo y por tanto la quiropráctica es inócua.

En opinión de Saif, gran parte de la controversia que rodea el tratamiento quiropráctico es debida a la falta de estudios, especialmente de los médicos de más edad que fueron insuficientemente formados en la escuela de medicina (los quiroprácticos reciben sus formación acreditada en universidades quiroprácticas independientes). “El mejor lugar para empezar es una consulta con un quiropráctico acreditado. Los escépticos son generalmente los que no han visto un quiropráctico”. Como indica el Dr. Saif, los tratamientos quiroprácticos no curan nada, pero pueden ser de gran ayuda colaborando con otros profesionales médicos.
 
Enfermedades donde la quiropráctica podría producir mejorías
A continuación, el Dr. Saif cita algunas patologías donde el paciente podría mejorar su calidad de vida con la quiropráctica:

  • Migrañas: Según migraines.com, numerosos estudios han demostrado que el tratamiento quiropráctico puede reducir la intensidad de dolor y la frecuencia de las migrañas.Parálisis cerebral: Los individuos con parálisis cerebral a menudo tienen “músculos disfuncionales”, que causan otros músculos a trabajar extra y esfuerzo. El tratamiento quiropráctico puede ayudar a reducir la tensión en estos músculos, dice Saif.
  • Enfermedad de Parkinson: Si bien no se sabe exactamente qué causa esta enfermedad, los estudios la han vinculado con accidentes que causan traumatismos en la cabeza y con desajustes de la columna vertebral, de acuerdo con Yourspine.com. Los tratamientos quiroprácticos pueden corregir estos desajustes y eliminar presión sobre los nervios circundantes.
  • Alivio de dolor de artritis: Saif indica que la mayoría de las personas mayores de 50 años de edad tienen algunos síntomas de degeneración en las articulaciones, lo que les provoca dolor y rigidez. Los ajustes quiroprácticos pueden ayudar a sentir menos dolor en las articulaciones y que éstas se muevan con mayor libertad.
  • Presión arterial alta: En palabras de Saif, los estudios han demostrado que sólo una sesión quiropráctica puede mantener la presión arterial baja durante varias semanas. Se recomienda visitar a un especialista “NUCCA”, un quiropráctico especializado en los ajustes en la parte superior del cuello.
  • Alivio del dolor de cáncer: Los efectos de los tratamientos contra el cáncer como la quimioterapia a menudo producen en los pacientes fatiga extrema y dolor hasta el punto terminar postrados en la cama. Con ajustes quiroprácticos, parte de este dolor puede ser aliviado por lo que logran una mejor calidad de vida, afirma Saif.
  • Fortalecer el sistema inmunológico: Si bien hay poca investigación definitiva, según Saif se están realizando estudios para probar lo que muchos pacientes ya sienten. Pacientes quiroprácticos regulares informan a menudo de mejores sistemas inmunitarios y mayores niveles de bienestar.
  • Síndrome de túnel carpiano: Los individuos con síndrome de túnel carpiano a menudo sienten picazón, ardor o dolor en partes de su cuerpo, después de realizar movimientos repetitivos constantes. Los quiroprácticos pueden ser de mucha ayuda mediante asesoramiento sobre la mejora postural, estiramientos y ajustes, afirma Saif.
  • Reducir la ansiedad y la depresión: Aunque la atención quiropráctica no pretende tratar los efectos fisiológicos de estas enfermedades mentales, Saif puntualiza que puede ayudar con los efectos físicos, tales como letargo, dolor y empeoramiento de los problemas fisiológicos.

 

FUENTE: Huffington Post Canada

 

¿Te ha gustado este artículo?
Dale al “Me gusta” o escríbenos tu comentario!