Internet sin duda ha revolucionado nuestras vidas. El soporte económico y cultural que internet representa nos ha abierto posibilidades infinitas que han llegado a facilitar mucho un sinfín de actividades humanas. Sin embargo, no todo es orégano en el monte y por eso el uso de internet también conlleva riesgos. De hecho, internet puede ser una fuente de información poco fiable, poco o nada actualizada e incluso falsa, ya que cualquiera puede subir información en la red y esta información, como bien saben algunos gobiernos, puede hasta convertirse en un medio para manipular a los votantes en aras de conseguir beneficios políticos, como ya ha ocurrido con consecuencias nefastas. Tema difícil ya que poner límites puede tocar derechos esenciales como la libertad de expresión.

De información manipulada, desafortunadamente, los quiroprácticos españoles sabemos mucho ya que durante todo el año 2019 hemos sido objeto del bombardeo por grandes campañas de desprestigio, utilizando la peligrosidad de la Quiropráctica como uno de sus principales argumentos. Es por eso que en este artículo queremos dejar claro que la quiropráctica es segura siempre y cuando el profesional que la practique tenga la formación adecuada.

En este sentido Wenban (1) publicó en 2006 un estudio científico en la revista Chiropractic and Osteopathy en el que hacia una revisión prospectiva de la literatura médica, tras la que sugería que las palabras «quiropráctico» y «manipulación quiropráctica» eran usadas de forma inapropiada a la hora de reportar asociaciones aparentes entre la manipulación de la columna vertebral y síntomas sugestivos de daño traumático. Es decir, la mayoría de las manipulaciones cervicales que habían conducido a daño traumático recogidas no habían sido realizadas por quiroprácticos, sino por personas que carecían de una titulación adecuada que les declarara aptos como practicantes seguros de manipulación quiropráctica.

La quiropráctica es reconocida como una de las profesiones sanitarias mas seguras y eficaces en la gestión y prevención de una serie de problemas que inciden sobre todo en la calidad de vida de muchas personas. De hecho en países como EEUU, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Inglaterra, Francia, Suiza, la quiropráctica está integrada en el sistema sanitario como profesión sanitaria de primer contacto.

La investigación científica demuestra la inocuidad de la quiropráctica. Por ejemplo Whedon (2) publica un estudio realizado en pacientes del seguro social americano Medicare, diseñado para evaluar el riesgo general de daño físico asociado a la manipulación vertebral quiropráctica en pacientes de 66-69 años con problemas musculoesqueléticos. En este estudio se compararon  los daños físicos declarados en usuarios de quiropráctica y en atención primaria médica. Es revelador que el resultado del estudio demostrara que la probabilidad de daño era significativamente mayor en los sujetos atendidos  por el médico de atención primaria. Según palabras del mismo estudio: la probabilidad acumulativa de daño en la cohorte quiropráctica fue de 40 incidentes por 100.000 sujetos, mientras que en los sujetos atendidos por el médico de atención primaria fue de 153 por 100.000 pacientes.

De la misma manera la ciencia también ha desmentido la relación directa de la manipulación quiropráctica con eventos vasculares cervicales graves. Entre los artículos mas relevantes sobre el tema, Cassidy (3) en un estudio de pacientes canadienses  ingresados en un periodo de 9 años, concluyen que no se encuentran evidencia de mayor riesgo de un evento vascular grave asociado a cuidado quiropráctico comparado con los pacientes que visitaron a médicos de atención primaria. Al parecer, lo que otros estudios nos dicen es que son personas que están sufriendo eventos graves en curso, que consultan con quejas frecuentes en el mundo quiropráctico como es el dolor de cervical, que ocurre rarísimamente como consecuencia del daño de los vasos sanguíneos cervicales.

Muchos otros estudios de alta calidad científica se pueden consultar en el Dossier de la evidencia científica en quiropráctica que el Comité Científico de la AEQ acaba de revisar. En todos estos estudios científicos se pone en evidencia que la eficacia de la quiropráctica, la relación coste efectividad y la satisfacción de los usuarios, ya no solo es cosa de testimonios de pacientes que continuamente nos relatan la mejoría en su calidad de vida, sino que existen estudios de la mejor evidencia científica que lo demuestran.

La quiropráctica es segura porque un verdadero profesional de la quiropráctica antes de realizar cualquier tratamiento realiza una historia clínica y un examen físico en profundidad, interesándose por las comorbilidades del paciente y todo lo relacionado con su estilo de vida. El verdadero profesional de la quiropráctica, con una formación similar a la de un médico, también está capacitado para manejar pruebas complementarias como radiografías y análisis que le permiten conocer en profundidad el estado de salud de la persona.

¿Qué es un verdadero profesional de la quiropráctica?

Es la misma  Organización Mundial de la Salud (OMS) la que estableció en 2005 los requisitos formativos mínimos de la profesión quiropráctica para proteger la seguridad de los pacientes los cuales están contenidos en sus “Directrices sobre formación básica e inocuidad en Quiropráctica”. Sobre estas directrices se establecen los planes de estudios de las universidades quiroprácticas reconocidas. El verdadero profesional de la quiropráctica, un doctor/a en quiropráctica, es una persona que ha estudiado entre 5 y 8 años, a tiempo completo, en alguna escuela que concede una titulación homologada por los organismos internacionales que evalúan la calidad de la enseñanza (como la ECCE). El estudio de la quiropráctica se concentra en la valoración específica del sistema neuro-muculo-esquelético con énfasis en los signos y síntomas que constituyen una contraindicación para determinado tratamiento lo cual puede ser una indicación para referir al paciente a otro profesional sanitario. Esta preparación es necesaria para que el/la futuro/a doctor/a en quiropráctica conozca en profundidad el funcionamiento del sistema nervioso, la relación íntima con la columna vertebral,y el potencial efecto negativo en todo el organismo de una posible disfunción de esta relación.

Es por todos estos motivos, que es especialmente importante que la quiropráctica sea reconocida como profesión sanitaria en España, ya que la ausencia de legislación al respecto abre la posibilidad de que personas sin formación se autodenominen quiroprácticos y realicen manipulaciones para las que no tienen la formación idónea, poniendo en riesgo la seguridad de los pacientes.

¿Dónde encontrar un verdadero doctor en quiropráctica?

En España existe la Asociación Española de Quiropráctica (AEQ) que solamente está constituida por profesionales que demuestran tener la titulación adecuada como doctores en quiropráctica y que mantienen su formación anualmente cumpliendo los requisitos que la asociación tiene para formación continuada. Por tanto cualquier profesional que esté inscrito en la AEQ está preparado para un cuidado quiropráctico eficaz y seguro.

Conclusión

El tema de la seguridad en quiropráctica es un tema que a menudo se presenta como controvertido solo si se contemplan estudios publicados de baja calidad, alto nivel de sesgo y de naturaleza anecdótica, que en general son los utilizados en países en los que la actividad no está debidamente regulada, con el intento claro de desprestigiar la profesión. Sin embargo esperamos que haya quedado suficientemente claro que el ajuste  quiropráctico es altamente seguro, siempre y cuando se garanticen unos criterios de formación mínimos en los practicantes de este arte, ciencia y filosofía del cuidado de la columna vertebral que es la quiropráctica.

Por María José Hernández Ortiz / Doctora en Medicina y en Quiropráctica
Comité científico de la AEQ

Bibliografía

1-  Inappropriate use of the title «chiropractor» and term chiropractic manipulation» in the peer-reviewed biomedical literature. Wenban AB. Chiropractic and Osteophathy 14: 16, 2006

2- Risk of Traumatic Injury Associated with Chiropractic Spinal Manipulation in Medicare Part B Beneficiaries Aged 66–99
Whedon JM, Mackenzie TA, Phillips RB, Lurie JD.
Spine. 2015 Feb 15;40(4):264.

3- Risk of vertebrobasilar stroke and chiropractic care: results of a population- based case-control and case-crossover study. Cassidy JD, Boyle E, Côté P, He Y, Hogg-Johnson S, Silver FL, Bondy SJ. Journal of Manipulative & Physiological Therapeutics. 2009 Feb 1;32(2):S201-8