La quiropráctica tiene su marco de actuación específico, no trata de “competir” con otras profesiones médicas como la fisioterapia o la osteopatía. Para Ricardo Fujikawa, director de Estudios del Real Centro Universitario Escorial-María Cristina, “por falta de información algunas personas creen que la Quiropráctica es una medicina alternativa que hace intrusismo laboral y sustituye al médico o al fisioterapeuta. Pero la Quiropráctica se trata en realidad de otro enfoque que actúa sobre otro área todavía no cubierto por otros facultativos”.

Fujikawa ha sido consejero de la Federación Mundial de Quiropráctica y durante su experiencia internacional ha observado una compenetración positiva entre las diferentes disciplinas. “He comprobado que en la mayoría de los países conviven Medicina, Quiropráctica y Fisioterapia sin problemas, con una visión multidisciplinar. Cada una aporta aspectos de los que carece la otra y actúan juntas en beneficio del paciente”, señala Fujikawa.

En España existe recelo de algunos profesionales hacia la quiropráctica. Para Fujikawa esto tiene origen en una errónea percepción de conflicto laboral. “Algunos lo perciben como una competencia, algo que les va a quitar puestos de trabajo. Pero desde un punto de vista académico y científico el quiropráctico es un profesional que tiene sus aspectos específicos y procedimientos particulares. Si esto no fuera así no existirían quiroprácticos en otros países. Al quiropráctico sólo le compete la columna vertebral y su relación con el sistema nervioso igual que un odontólogo tiene su enfoque en los dientes, cómo mordemos, cómo digerimos…. y no compite con otro profesional. La quiropráctica se centra en algo muy específico que a la vez se relaciona con la salud global del cuerpo.”