La seguridad es muy importante a la hora de acudir a un profesional sanitario. ¿Cómo me afectará el tratamiento, el medicamento, la rehabilitación…? Son temores que se magnifican en pacientes de edad avanzada, que generalmente soportan peor los traumatismos físicos que las personas jóvenes.

Las estadísticas no mienten. Un reciente estudio revisado por expertos y publicado en la revista Spine comparó dos grupos de pacientes de edad avanzada: unos atendidos por quiropráctica y otros por un médico. Los resultados fueron interesantes, revelaron que la quiropráctica es más segura al generar menos probabilidad de lesión en el paciente anciano, dentro de los siete días de visita a la consulta.

El estudio evaluó el riesgo de lesiones en la cabeza, cuello o tronco después de una visita para una manipulación espinal quiropráctica o para una evaluación de un médico de atención primaria. La probabilidad de lesiones en el grupo de la quiropráctica fue de 40 lesiones por cada 100.000 individuos. En el grupo de atención primaria se registraron 153 incidentes por cada 100.000 pacientes.

La conclusión de los autores del estudio fue clara: “Entre los pacientes de 66 a 99 años que recibieron atención sanitaria por un problema neuromusculoesquelético, el riesgo de lesiones en cabeza, cuello o tronco en el plazo de una semana fue un 76% menor de los que acudieron a una consulta quiropráctica respecto a los que vio un médico de atención primaria”.

 
 

Fuente: To Your Health. June, 2015 (Vol. 09, Issue 06)

 

¿Te ha gustado este artículo?
Dale al “Me gusta” o escríbenos tu comentario!