Ata Pouramini: ´Dormimos tres horas menos que hace 50 años y eso trae problemas´

Ata Pouramini, quiropráctico y Director de Quiropractic Valencia, achaca al estilo de vida el que cada día durmamos menos para ganar productividad, algo que, asegura, provoca graves problemas y es una causa de estrés, falta de memoria y concentración, y también de sobrepeso. Doctor en quiropráctica con consultas en varios puntos de España, resalta la relación entre el dolor y la falta de descanso, y propone técnicas para dormir mejor

-¿Por qué es tan importante el sueño?

-Una persona está dormida el 36% de su vida. Si uno vive 90 años, pasará unos 32 años durmiendo lo que ya evidencia que es algo fundamental. El cuerpo puede restaurarse y repararse. Conservamos energía y calorías y mejoramos el funcionamiento del cerebro. Si dormimos bien una noche, nuestra creatividad se multiplica y si no, se ha demostrado que es más difícil procesar la información y que cuesta más encontrar soluciones a problemas.

-¿Dormimos lo suficiente?

-En la actualidad dormimos una media de tres horas menos que hace 50 años debido al estilo de vida y eso trae muchos problemas. Deberíamos dormir entre ocho y nueve horas, pero creemos que durmiendo solo cinco horas tenemos más tiempo para lo demás y somos más productivos, y eso es falso. Muchos adolescentes están durmiendo solo cinco o seis horas por la presión escolar. Son menos creativos y pueden fracasar.

-¿Tan grave es?

-Mucho. Si uno no duerme lo suficiente, se pueden producir microsueños, dormimos unos segundos y es algo muy grave, por ejemplo, si se conduce. En Estados Unidos, por ejemplo, se considera que 100.000 accidentes al año se deben a la falta de descanso. Además, cuando no descansamos tenemos que tomar estimulantes: cafeína, alcohol, nicotina, pastillas… que nos impiden descansar después y entonces el cerebro está muy estimulado y lo que hacen esos productos es sedarnos. El problema es que cuando se está sedado, a veces, el cerebro no puede reparar el cuerpo. La falta de sueño también provoca estrés y además engorda. Las personas que duermen menos de cinco horas tienen el doble de posibilidades de engordar porque el cuerpo pide al cerebro más hidratos de carbono y, en especial, azúcares.

-¿Se podría llegar a morir por falta de sueño?

-Si no se duerme se muere, claro. Es imposible vivir sin dormir. Hay unos monjes en Japón que tienen una prueba muy dura que consiste en estar siete días sin comer ni dormir ni beber agua, pero el cerebro tiene un mecanismo que nos hace desmayarnos.

-Millones de personas tienen problemas de sueño. ¿Cómo se pueden superar?

-Yo, como quiropráctico, he comprobado que cuando se sufren dolores no se puede dormir bien, como es lógico, y entonces hay más estrés que, a su vez, produce más dolor. Es un círculo vicioso. Con la quiropráctica se puede desbloquear el sistema nervioso y quita los pinzamientos de la columna para que el sistema nervioso pueda funcionar mejor y así aumenta la relajación y puede dormir. Pero al margen de esto hay técnicas fáciles para dormir mejor. Hay que oscurecer la habitación o la casa al menos una hora antes de ir a dormir. Si antes de dormir hay mucha luz, por ejemplo en el baño para lavarnos los dientes, el cerebro se despeja. Hay que crear un ambiente más oscuro. También ayuda tener la temperatura de la casa a unos 22 grados. Hay que apagar móviles y ordenadores. Tener la tele o la radio en la habitación es horrible porque excita el cerebro. Hay que procurar no beber bebidas con cafeína, ni excitantes, seis horas antes de la hora de acostarnos, y al levantarnos por la mañana buscar la luz natural para acompasar el cuerpo al ciclo solar.

 

Fuente: La Opinión de A Coruña