Llega la menopausia y con ella los cambios hormonales que implican vaivenes físicos y emocionales. Te proponemos que veas una nueva perspectiva de este periodo de tu vida. Porque dejar de tener la regla puede darte la oportunidad de vivir en libertad, sin reglas. ¿Quieres descubrir cómo?

Al llegar al fin de nuestra etapa menstruante y reproductora, por fin las mujeres podemos volver a la despreocupación de no tener que estar pendientes de nada más que de nuestras actividades. No te dejes presionar por el exceso de pruebas médicas a las que la industria médica quiere someterte. La menopausia es algo normal, y sus síntomas, aunque incómodos: sudores, calor, tristeza, debilidad, son algo que con los meses desaparece por sí solo.

Tu salud en la menopausia dependerá de cómo te has cuidado hasta ese momento. Así que, si ahora estás triste o te encuentras sin fuerzas, toma buena nota de estos pequeños consejos para hacer de la menopausia una etapa llena de oportunidades, con más libertad y energía.

Plan de acción para superar la menopausia

1. Haz una lista de las cosas que desearías cambiar o hacer de otra forma poniéndote como prioridad. Aunque ames mucho a tu familia, a quien tienes obligación de querer más que a nadie, es a ti misma. Si tú estás bien, todo va bien.

2. Encuentra ayuda profesional multidisciplinar y holística. La menopausia no es un resfriado que ya pasará. Nos faltan algunas hormonas, nos varía la química, se nos ralentiza la funcionalidad. Así que busca consejo en un buen equipo empático que descarte disfunciones metabólicas, optimice tus sistemas y aprendas a comer lo que necesitas. Un equipo multidisciplinar en la menopausia puede marcar la diferencia entre añadir más vida a tus años, tener más energía y que el cuerpo te responda, o sentirte deprimida y sin fuerzas.

Una quiropráctica, psicóloga, internista endocrina, naturópata, y ginecóloga. Evidentemente pueden ser profesionales varones, pero creo que en esta etapa te identificas más con el equipo femenino porque estamos todas en la misma tribu y hablamos el mismo lenguaje, es decir, todas pasamos por ello. Será la mejor inversión que puedes hacerte a ti misma.

3. Practica Mindfulness, vive el momento presente. No hagas tres cosas a la vez. Mantente conscientemente en lo que haces y haz una cosa después de la otra. Dale a las cosas que te importan el tiempo suficiente y tu atención plena.

4. Que lo que hagas te cargue las pilas. Antes de hacer algo, plantéate ¿va a cargarte las pilas o a quitártelas? Decide en base a lo que respondas. Seguro que hay compromisos, pero intenta que si ya estás agotada lo que hagas te nutra. La rutina y el sufrimiento nos bajan las defensas y nos volvemos vulnerables a la enfermedad. Haz cosas nuevas y cambia la percepción de tu día a día.

5. Rodéate de gente que te haga feliz. Busca nuevos intereses y amigos que resuenen más contigo en este momento. Apartar las personas tóxicas de nuestra vida es una obligación, pero en este momento mucho más.

6. Plantea las tareas o rutinas domésticas con la participación de toda la tribu que vive en casa. No eres la asistenta de nadie, ni la cocinera general ni la diplomada única de lavado y planchado en tu casa. Haz un calendario con las personas que vivan en casa y asigna tareas a todos para mantenerla en condiciones.

7. Si tienes hijos cultiva tu relación con ellos. Vincúlate con tus hijos y súmate a las actividades que les guste hacer. El “síndrome del nido vacío” existe, así que verles con frecuencia y mantenerte activa en tu profesión, clases o hobbies, te ayudará.

8. Comunícate. Es mejor ser sincera. Dí lo que sientes y lo que piensas, seguro que encontrarás más apoyo del que te esperabas. Y si no, todo el mundo sabrá en qué momento te encuentras y lo que necesitas.

9. Encuentra tu estilo. Escoge una mentora, alguien que te inspire y a la que quieras parecerte en esta etapa, a veces ayuda a definir lo que no sabes explicar. Prueba diferentes estilos de ropa. No siempre más estrecho hace más delgada ni más ancho disimula más. Cómprate una talla más de algunas prendas cómodas para los días en que estés más hinchada o hayas ganado algún kilo de más. Prueba diferentes estilos de pelo y quédate con el que te reconozcas más. Compra zapatos con los que puedas andar sin que te fastidien los pies. Prueba nuevas técnicas de maquillaje sencillo y fácil de usar. No te compliques en enmascarar, la edad, sea la que sea, se nota, así que resaltar lo que nos define más nos hará más hermosas.

10. Compra cosas originales y estilosas. Gafas, bolsos, zapatos, ropa, accesorios, cremas, colonias… Busca cosas únicas y originales, en tus viajes o en tiendas, o crea tu propio estilo con una buena máquina de coser. Eres única, que se note. Y a veces menos, es más. Pero en según qué ocasiones más es mejor, así que atrévete a explorar otros estilos, porque es posible que te lleves una sorpresa agradable.

Por la quiropráctica Roser de Tienda

http://roserdetienda.es/