Extenso e interesante artículo sobre quiropráctica y diabetes publicado en Jamaica Observer por el quiropráctico Chris Davis, del Harvey Chiropractic Center. Un repaso sobre mitos y realidades de la diabetes y cómo la quiropráctica junto a ciertos hábitos pueden ayudar a mejorar a los pacientes.

 

El cuidado quiropráctico y la diabetes

Jamaica Observer, Abril-Mayo 2015

La diabetes no es realmente una enfermedad de azúcar en sangre. Por lo tanto, los medicamentos que se centran en el síntoma de elevación de azúcar en la sangre, en lugar de abordar la causa subyacente, están condenados al fracaso en la mayoría de los casos.
El National Post informó en “Breakthrough Diabetes” de un descubrimiento que ha sorprendido incluso a los investigadores. Los científicos del Hospital de Toronto afirman tener pruebas de que el sistema nervioso del cuerpo ayuda a desencadenar diabetes, abriendo la puerta a una mejora potencial de la enfermedad que afecta a millones de canadienses. Ratones diabéticos se volvieron sanos, prácticamente durante la noche, después de que investigadores inyectaran una sustancia para contrarrestar el efecto de las neuronas de dolor con mal funcionamiento en el páncreas.

La Diabetes tipo 2 no se combate con medicamentos
A diferencia de la diabetes tipo 1, que es una enfermedad autoinmune que frena la producción de insulina en el cuerpo, la diabetes tipo 2 es causada directamente por el estilo de vida. Mientras que los diabéticos tipo 1 necesitan inyectarse insulina diariamente para mantenerse con vida, los diabéticos tipo 2 no necesitan medicamentos. De hecho, el consumo de fármacos para la diabetes tipo 2 puede ser mucho peor que la propia enfermedad.
Avandia (rosiglitazona) fue un ejemplo de tratamiento farmacológico erróneo para la diabetes tipo 2. Después de asaltar el mercado en 1999, un estudio de 2007 en el New England Journal of Medicine lo vinculó con un incremento del riesgo del 43% en ataques al corazón y del 64% en muerte cardiovascular, en comparación con los pacientes tratados con otros métodos. Más de 80.000 diabéticos han sufrido accidentes cerebrovasculares, insuficiencia cardíaca u otras complicaciones como ataques cardíacos letales tras consumir este medicamento.
Otros estudios también han confirmado que la mayoría de los medicamentos que se administran a los diabéticos tipo 2 son, en el mejor valor y en el peor, perjudicial o incluso mortales. The New England Journal of Medicine incluyó hasta cuatro estudios que respaldan la conclusión de que la medicina convencional está llevando a los diabéticos por mal camino y produciendo más daños que beneficios.

Dieta, ejercicio y quiropráctica ayudan frente a la Diabetes Tipo 2
La diabetes no es una enfermedad de azúcar en la sangre. Por lo tanto, los medicamentos que se centran en el síntoma de la elevación de azúcar en sangre en lugar de abordar la causa subyacente, están condenados al fracaso en la mayoría de los casos. Más bien, la diabetes tipo 2 es una enfermedad causada por la resistencia a la insulina y la leptina defectuosa (la leptina es una hormona producida en las células de grasa), las cuales son reguladas a través de su dieta. La mayor parte del daño se debe a elevados niveles de insulina, lo cual puede remediarse con un programa de dieta y ejercicio. Además, liberar el sistema nervioso con alineaciones vertebrales quiroprácticas puede facilitar la recuperación.

Azúcares refinados y artificiales, nocivos
“La sabiduría popular” afirma que el azúcar de mesa está bien para los diabéticos, siempre y cuando los medicamentos la compensen adecuadamente. Pero si usted tiene diabetes, lo mejor es limitar o eliminar por completo el azúcar refinado de su dieta, especialmente el azúcar en forma de fructosa. Cuando se une la fructosa con glucosa, el resultado es la sacarosa o azúcar de mesa.
La fructosa no estimula un aumento de la leptina, por lo que las señales de saciedad se suprimen. Se incrementan además insulina y niveles de triglicéridos, lo cual reduce la cantidad de leptina que cruza la barrera hematoencefálica. Esto interfiere la comunicación entre la leptina y el hipotálamo. Su cerebro detecta el hambre e indica que debe comer más y se antojan insaciablemente azúcares y carbohidratos, por lo que la mayoría de los diabéticos tienen un verdadero problema.
Muchos nutricionistas también recomiendan edulcorantes artificiales tóxicos como el aspartamo en lugar de azúcar para los diabéticos, a pesar de la evidencia que muestra que esto puede estimular rápidamente la liberación de insulina y leptina (que los diabéticos deben evitar). De hecho puede conducir a mayor ganancia de peso incluso que con el azúcar. Además, estos productos químicos son cancerígenos conocidos que se deben evitar consumir en cualquier cantidad.
Cuando se agregan fármacos tóxicos a esta mezcla nociva, su páncreas puede verse estimulado a producir más insulina. Esto es lo último que se debe dar en un diabético tipo 2, cuyo páncreas ha estado produciendo un exceso de insulina durante un tiempo (para tratar de compensar su resistencia a la insulina).

Cuidado con la leptina
En relación a la diabetes, la leptina (hormona producida por las células grasas o adipocitos) puede llegar a ser incluso mas importante que la insulina. Una nueva investigación está revelando que, a largo plazo, los niveles de glucosa (y por tanto de insulina) se pueden deber en gran parte a la leptina, que desempeña un papel vital en la regulación de la actividad del hipotálamo del cerebro, el cual, a su vez, regula gran parte de las funciones “autónomas” de las personas -aquellas funciones por las que no se piensan necesariamente sobre ellas pero que determinan gran parte de sus actividades de la vida (y la salud), tales como la temperatura corporal, la frecuencia cardiaca, el hambre, el estrés, la quema de grasas o almacenamiento, comportamiento reproductivo, y los roles recién descubiertos sobre los niveles de crecimiento de los huesos y de azúcar en sangre.
La leptina también ayuda en la fabricación de otros productos químicos inflamatorios muy potentes que actuan sobre las células de la grasa y que también juegan un papel importante en la progresión de enfermedades cardíacas y diabetes. Desde hace tiempo se sabe que la obesidad aumenta considerablemente el riesgo de muchas enfermedades crónicas, incluyendo enfermedad cardíaca y diabetes. Ahora podemos tener una idea del por qué.
Se ha demostrado que a medida que el azúcar se metaboliza en los adipocitos, la grasa produce un aumento de liberación de leptina, y ello muy bien podría producir una leptina-resistencia, como en el caso de la resistencia a la insulina.

Cómo restablecer los niveles de leptina
La única forma conocida de restablecer el nivel correcto de leptina (y de insulina) es evitar los picos de insulina, a través de dieta y suplementos. Estos pueden tener un efecto más profundo en su salud que cualquier modalidad conocida de tratamiento médico.
Por ello, muchos diabéticos tipo 2 en realidad empeoran siguiendo las actuales recomendaciones de tratamientos médicos. Si su médico no ha hablado de la importancia de limitar los azúcares refinados, fructosa y cereales, y sólo quiere darle medicamentos, su diabetes probablemente empeorará.
Por todo ello, recuerde que la diabetes tipo 2 es un ejemplo perfecto de un problema de salud que se trata mejor sin fármacos, siempre que sea posible. El cambio hacia hábitos más positivos es la verdadera llave para el bienestar. Es una enfermedad que puede ser revertida, y en muchos casos curable, no por la medicina que dice tener la cura, sino prestando atención a décadas de ciencia metabólica y aplicación de cambios de estilo de vida positivos.
El cuidado quiropráctico, a través de la mejora del sistema nervioso puede ser una forma natural para ayudar a combatir la diabetes y muchos otros trastornos.

Las estatinas pueden aumentar el riesgo de diabetes
Aparte de medicamentos para disminuir azúcar en sangre, muchos medicos aconsejan a los pacientes diabéticos tomar estatinas para bajar el colesterol y asi reducir el riesgo de enfermedad cardiaca. Esto es malo a muchos niveles (además del hecho de que el colesterol no causa enfermedades del corazón), incluyendo la circunstancia de que las estatinas pueden realmente contribuir a la diabetes.
Un meta-análisis publicado en JAMA concluyó que aquellos que tomaron dosis más altas de estatinas tuvieron mayor riesgo de diabetes en comparación con los que recibieron dosis moderadas.
Las estatinas parecen provocar diabetes a través de mecanismos diferentes, siendo los más importantes los que aumentan los niveles de insulina, que pueden ser muy perjudiciales para su salud. Las estatinas también incrementan el riesgo de diabetes al aumentar su azúcar en sangre y robar al cuerpo ciertos nutrientes valiosos, lo cual también pueden afectar al nivel de azúcar en sangre. Dos nutrientes, en particular, la vitamina D y CoQ10, son necesarios para mantener los niveles ideales de glucosa en sangre.

Los diabéticos tipo 2 mejoran con buenos hábitos
Es falsa la afirmación de que la diabetes tipo 2 no tiene cura. Lo que quieren decir con ello es que la medicina no tiene dicha cura o no está dispuesta a curar esta condición. La mayoría de los diabéticos tipo 2 pueden tratarse con éxito. Eliminar los síntomas de la diabetes o el alto riesgo de desarrollar complicaciones de salud depende de si el paciente está dispuesto a poner en práctica los cambios de estilo de vida necesarios. Estos mismos cambios también reducen drásticamente el riesgo de la enfermedad para ayudar a evitar su desarrollo.
Limitar o eliminar los granos y el azúcar de su dieta, sobre todo fructosa que es mucho más perjudicial que cualquier otro tipo de azúcar. Tomar bebidas azucaradas a diario puede aumentar el riesgo de diabetes un 25% más que beber una bebida azucarada al mes. Es fundamental evaluar la dieta y buscar fuentes ocultas de azúcar y fructosa refinadas. Más aún, se deben evitar también alimentos y bebidas endulzadas artificialmente.
Esto también significa evitar alimentos más procesados ya que se cargan con fructosa. Puede que incluso deba evitar ciertas frutas hasta que su diabetes se encuentre bajo control.
El ejercicio es un factor esencial, ayuda a controlar esta devastadora enfermedad. Es una de las formas más potentes para reducir su insulina y resistencia a la leptina. Incorpore ejercicios como fitness de alta intensidad si está en condiciones físicas de hacerlo. Estos tipos de ejercicios aumentan la pérdida de grasa, promueven la construcción de músculo y ayudan al cuerpo a producir la hormona del crecimiento humano de forma natural. Por lo general, se necesitan grandes cantidades de ejercicio hasta que los niveles de azúcar en sangre estén bajo control.

Las grasas trans empeoran la resistencia a la insulina
Es bueno consumir grasas saturadas, como la carne orgánica de animales que comen hierba, productos lácteos crudos, aguacates y aceite de coco. Estas grasas saturadas proporcionan una fuente concentrada de energía, además de elementos para la construcción de las membranas celulares, hormonas y sustancias similares a las hormonas. Cuando las grasas saludables se incluyen en la dieta, ralentizan la absorción y prolongan las horas sin hambre. Además, actúan como portadores para las importantes vitaminas A, D, E y K.
Tener niveles óptimos de vitamina D durante el embarazo también puede prevenir la aparición de diabetes tipo 1 en los hijos.
Controle su nivel de insulina en ayunas. Esto es tan importante como su nivel de azúcar en sangre en ayunas. Su nivel de insulina en ayunas debe estar entre dos y cuatro. Cuanto mayor sea su nivel, peor será su sensibilidad a los receptores de insulina.

Descanso y Vitamina D
Duerma lo suficiente, su cuerpo necesita un descanso de calidad. Y optimice sus niveles de vitamina D. El mantenimiento de sus niveles de vitamina D en torno a 60-80 ng / ml puede ayudar significativamente a controlar el azúcar en la sangre. Además, estudios recientes han revelado que obtener suficiente vitamina D también puede tener un efecto beneficioso para la presión arterial y reducir el riesgo de enfermedades del corazón.
Tener niveles óptimos de vitamina D también puede prevenir la diabetes tipo 1 en los niños si está embarazada. Asímismo  es vital para los infantes que reciben las cantidades adecuadas de vitamina D en sus primeros años. Es bueno para ello exponer su piel al sol (en cantidad apropiadas) de forma regular durante el año. El cuerpo puede así crear de forma segura hasta 20.000 unidades de vitamina D al día.

Quiropráctica para ayudar a eliminar estrés
Herramientas no invasivas, como llevar un diario para escribir, y ejercicios como la meditación pueden ser muy útiles y eficaces.
Además, ejerciendo mi profesión descubrí de modo fortuito que la acupresión para la pérdida de peso natural puede ayudar también en la eliminación de la diabetes. ¿Cómo? La diabetes (sobre todo la tipo 2) puede verse muy influenciada por el estilo de vida; y, más específicamente, por la dieta. La dieta es un factor importante para la salud óptima en general, especialmente cuando se combina con la eliminación quiropráctica de subluxaciones en la volumna vertebral. Somos lo que comemos, literalmente.
Se cree que la genética solamente representa alrededor del 30 por ciento de nuestra salud en general y el resto de nuestro mantenimiento depende de nosotros. El problema habitual de cualquier persona con sobrepeso (incluyendo los diabéticos) es que se desmotiven y se deje llevar por alimentos “de confort” que no son buenos para el cuerpo o la salud en general. Estos perjudican la calidad de vida y combaten a la fuerza de voluntad.
Mi procedimiento de acupresión para la pérdida de peso está dirigida a estimular los nervios que inervan el abdomen y el estómago a través de las ramas auricular del nervio vago (CN X). Esto estimula el músculo para contraccionar el estómago y mejora la comunicación refleja del estómago al cerebro y viceversa, ayudando a saciarse más rápido y ayudar a comer porciones más pequeñas en mayor frecuencia, un hecho que ha demostrado ser más saludable y tener un efecto beneficioso sobre la pérdida de peso. Además, al disminuir las cantidades, la persona empieza a elegir inconscientemente mejores alimentos con mayor valor nutricional. Tras tres a cuatro semanas de procedimiento, el nuevo hábito alimenticio se estabiliza y la grasa comienza a desaparecer hacia un óptimo peso corporal.
En mi experiencia, de los ajustes quiroprácticos y el procedimiento de acupresión no sólo pueden beneficiarse las personas con sobrepeso y aquellos con dolor constante o crónico, sino también los diabéticos. Además, recomiendo complementar el tratamiento quiropráctico con colágeno, alga marrón, algas azul-verde y aceite de semillas de cáñamo sin refinar, prensado en frío.

www.drharveychiropractic.com
Dr. Michael Harvey (dr.michael_harvey@yahoo.com)
Dr. Chris Davis (movethebone@gmail.com)

Fuentes:
Jamaica Observer -1º artículo-
Jamaica Observer -2º artículo-
Jamaica Observer -3º artículo-
Jamaica Observer -4º artículo-

¡Síguenos en Twitter y Facebook para saber más sobre tu salud!