El embarazo es un proceso único que solo quien lo vive lo puede llegar a entender. El hecho de poder gestar una nueva vida en el interior de una ya existente es asombroso, complejo, personal, exigente, transformador. El cuerpo experimenta gran cantidad de cambios para adaptarse al bebé, y algunos de ellos pueden conllevar dolores, siendo algunos de los más típicos los dolores de espalda. Parece lógico, ¿verdad? Un peso adicional para nuestro organismo supone una carga añadida para la espalda. Sin embargo, ese no es el único motivo de los dolores que experimentan las embarazadas, muchos de ellos en el tercer trimestre del embarazo. El útero, al expandirse, debilita los músculos abdominales, lo que altera la postura de la espalda y genera tensiones y dolor. De la misma manera, la expansión del útero puede ejercer presión sobre un nervio, lo que puede resultar en dolor de espalda.

Los dolores de espalda de las embarazadas suelen ser de dos tipos, el primero del que hablaremos es el dolor pélvico posterior. Este dolor se siente especialmente en la zona de las nalgas, en una de ellas o en las dos, o en la parte trasera de los muslos. Caminar, levantar objetos pesados o subir escaleras pueden desencadenarlo. El otro dolor más común es el que afecta a la zona lumbar. Permanecer de pie durante más tiempo de la cuenta puede desencadenarlo, y puede irradiar hacia las piernas.

¿Qué puedes hacer para intentar mitigarlos?

En primer lugar, hacer ejercicio. No un ejercicio extenuante, desde luego, pero sí uno que te ayude a fortalecer la zona para evitar la debilidad que desemboca en dolor. El yoga prenatal puede ser de utilidad, siempre por supuesto que sea con la persona indicada.

Vigilar tu postura. Suena evidente, pero se nos puede olvidar. Hay que prestar mucha atención a la postura, porque una mala postura puntual puede arruinarnos el día o la semana.

Apóyate en la quiropráctica. La quiropráctica es una aliada inmejorable para acabar con los problemas relacionados con la columna.

https://www.quiropracticvalencia.es/blog/dolores-de-espalda-tipicos-del-embarazo/