¿Dolor de espalda al conducir? Vuelta de vacaciones. Estamos en verano y es ahora cuando la mayoría de las personas se desplazan hacia los lugares elegidos para pasar unos días de descanso.

Pero para llegar allí, si es que vamos en coche, necesitamos pasar unas cuantas horas sentados. Esta postura, mantenida en el tiempo y añadiendo además la tensión de la conducción, suele traernos dolor de espalda.

El dolor de espalda al conducir es algo que sufren los profesionales que trabajan al volante todo el año pero en verano, tras un viaje largo, muchas personas se unen a ellos en este padecimiento.

Dolor de espalda al conducir: otro problema por estar sentados

Si llevas un tiempo siguiendo este blog, seguro que ya sabes lo que pienso sobre el tiempo que pasamos sentados. Siempre es demasiado.

El estar sentado afecta a nuestra postura y provoca que la parte superior de la espalda se redondee y los hombros se adelanten. Esta postura de cabeza adelantada es la responsable de numerosos problemas de espalda. En este artículo del blog te hablo sobre la importancia de enderezar la espalda.

Además, conducir es una actividad que desequilibra nuestro cuerpo fácilmente ya que se realiza de forma unilateral casi todo el tiempo. Utilizamos un lado de nuestro cuerpo más que el otro y de formas diferentes. El pie derecho, del acelerador al freno se mueve mucho más que el izquierdo que solo se usa en el momento de cambiar las marchas (y si tu coche es automático no se usa en absoluto).

También es habitual mover el volante con una sola mano, con lo que tu mano dominante es la que hace el trabajo mientras la otra reposa.

Por eso es importante volver a equilibrar el funcionamiento del cuerpo para recuperar patrones de movimiento correctos.

¿Qué podemos hacer antes de empezar el viaje?

Es importante que, antes de sentarnos en el coche prestemos atención a la posición en la que nos sentamos.

Como puedes ver en el vídeo que hemos grabado, debemos entrar en el coche metiendo primero una pierna y luego la otra. Después colocamos la cadera hacia atrás y nos sentamos sobre los muslos, no sobre el coxis.

El siguiente paso es colocar algo que nos sirva de apoyo en el centro de la columna. Puede ser una toalla o una camiseta enrolladas.

Además te dejo aquí un enlace sobre algunos ajustes que puedes realizar en el coche para forzar menos la postura. Se refiere a la posición del asiento, de los espejos, etc. Estos detalles pueden ayudar pero eres tú el que debe estar bien alineado para que no te duela la espalda. Recuerda: no es el coche, eres tú.

Ejercicios para después de bajar del coche

Es recomendable descansar cada dos horas cuando vamos conduciendo para recuperar la concentración y evitar el dolor de espalda al conducir. Si el viaje dura más tiempo, podemos aprovechar estos descansos para practicar estos sencillos ejercicios que te ayudarán a recuperar el equilibrio en tu postura y reducirán la tensión muscular acumulada en tu espalda.

Primer ejercicio

Lo primero es colocar los pies paralelos y alineados, con las puntas rectas apuntando hacia delante y separados a la distancia de las caderas. Comienza a contraer los cuádriceps, que son esos músculos que se encuentran en la parte delantera de los muslos. Es importante que contraigas ambas piernas con la misma fuerza y al mismo tiempo.

Segundo ejercicio

El segundo ejercicio te ayudará con la tensión de la parte superior de la espalda. Tienes que colocar las manos a ambos lados del cuello con los codos apuntando hacia delante y abrir y cerrar los brazos. Por cierto, no te lo había dicho, pero antes de empezar coloca los pies apuntando hacia delante, separados la distancia de las caderas, con tobillos y rodillas alineados. Esa es la posición de partida.

Tercer ejercicio

Nos queda un tercer ejercicio. Con este ayudarás a la musculatura de tu espalda a que se estire y se relaje después de estar sentado en el coche en mala posición. De nuevo coloca los pies en la posición inicial, apuntando hacia delante y abiertos la distancia de las caderas. Alinea las rodillas y los tobillos con las caderas. Apoya las manos en el coche e inclina el tronco hacia delante. Contrae los cuádriceps y mantén esa posición durante un minuto. Quizá este sea el ejercicio menos discreto de los tres para hacer en una gasolinera, pero te aseguro que tu cuerpo lo agradecerá si lo llevas a la práctica.

Espero que estos vídeos te ayuden este verano si tienes que conducir unas horas para llegar al lugar elegido para tus vacaciones. Disfruta del descanso y recuerda aprovechar también el tiempo libre para moverte más.

Comparte el artículo para que podamos llegar a más personas y, si te apetece, déjame un comentario aquí abajo contándome si estos ejercicios te han ayudado con el dolor de espalda al conducir.

Por Agote Quiropráctica

www.quiropracticaagote.com