Hoy me gustaría hablarte en este artículo sobre la hernia discal lumbar, una de las causas de dolor de espalda más habituales.

Si eres seguidor de este blog habrás leído en otros artículos datos sobre la relevancia del dolor lumbar en nuestra sociedad. Se dice que hasta un 85 % de las personas sufrirán dolor de espalda en algún momento de sus vidas.

¿Qué es una hernia discal?

Hay diferentes causas que producen el temido dolor de espalda y una de las más comunes es la hernia discal.

Esta lesión se produce en los discos que se encuentran entre todas las vértebras que forman la columna vertebral por lo que puede aparecer a distintas alturas de la misma causando una sintomatología diferente en cada caso.

La hernia discal lumbar es aquella que se crea en la parte baja de la columna, la llamada columna lumbar. Y sucede cuando el disco que se encuentra entre las vértebras se rompe y parte de su núcleo gelatinoso sale, produciendo presión o irritación en el nervio. Este suceso puede ser la causa de dolor en la zona o incluso síntomas en la parte posterior de la pierna, si el nervio presionado es el ciático.

Características específicas de una hernia discal lumbar

Los síntomas que achacamos a la hernia discal lumbar se deben en la mayor parte de los casos a los producidos por irritación del nervio ciático, causada por el material desplazado del interior del disco vertebral.

Por tanto, estos síntomas son los mismos que los de la ciática. En este artículo puedes leer más sobre esta patología y algunas ideas para aliviar sus molestias.

En este caso, el dolor causado por la irritación del nervio ciático desciende por la parte trasera de la pierna a lo largo del recorrido del nervio, incluso hasta el pie.

Los síntomas pueden resolverse por sí mismo por tres razones diferentes:

Puede que el cuerpo reaccione ante el material herniado del núcleo, atacándolo y reduciendo su tamaño. Esto disminuiría la cantidad de proteínas inflamatorias alrededor de la raíz del nervio.

También puede pasar, ya que el núcleo del disco está compuesto en gran parte por agua, que esta se reabsorba y que se produzca la reducción de tamaño del tejido herniado. En este caso, es menos probable que irrite la raíz del nervio.

También podría ser que los movimientos de la columna lumbar desplacen este tejido herniado lejos de la raíz nerviosa.

De hecho, es común que haya personas que no experimentan ningún tipo de síntomas y que tienen una hernia discal lumbar.

 

Anatomía

 

La columna lumbar es la parte baja de la columna vertebral. Esta formada por cinco vértebras que se denominan L1 a L5, el sacro que son cinco vértebras que se encuentran fusionadas y el coxis.

Entre los cuerpos vertebrales se encuentran los discos cuya función es amortiguar el impacto en los movimientos de la columna vertebral.

vértebras columna lumbar

Al final de la vértebra L1 termina la médula espinal, que discurre por el canal medular formado por las vértebras. En el punto final de la médula se encuentran las raíces nerviosas que forman la cola de caballo.

Asimismo, en esta zona se encuentra la musculatura lumbar, formada por músculos lumbares, abdominales, psoas, glúteos, piramidal e isquiotibiales. En este enlace te dejo un interesante artículo sobre el músculo psoas. Los ligamentos presentes en esta zona unen las vértebras entre sí y además con el sacro y la pelvis.

 

Factores de riesgo

 

Los discos intervertebrales se van desgastando con la edad pero existen otros factores sobre los que sí podemos influir para prevenir la aparición de una hernia discal lumbar.

Pasar muchas horas sentados en la misma posición, conduciendo o cargar peso con una alineación incorrecta del cuerpo puede favorecer la aparición de la hernia.

El sobrepeso también perjudica ya que sobrecarga las articulaciones y la musculatura de la zona.

También se cree que el tabaco provoca que haya un menor aporte de oxígeno al disco y, por tanto, su degeneración sea más rápida.

Ayuda para la recuperación

 

Mantener el sistema musculoesquelético bien alineado es de vital importancia para prevenir la aparición de una hernia discal lumbar. Además, si ya ha aparecido, los ejercicios adecuados y los ajustes quiroprácticos pueden ayudarte a mejorar la mecánica corporal y a un buen funcionamiento de tu estructura.

Si necesitas que realicemos una valoración de tu caso, ponte en contacto con nosotros para que concertemos una primera visita en la que poder conocer tu situación y saber si podemos ayudarte.

Si conoces a alguien que pueda estar interesado en este problema, no dudes en compartir el artículo para que llegue a más personas.

Te dejo aquí algunos artículos para que puedas leer más sobre esta patología.

https://www.spine-health.com/conditions/herniated-disc/lumbar-herniated-disc-causes-and-risk-factors

https://www.webmd.com/back-pain/tc/herniated-disc-topic-overview#1

Síntomas

 

El primer síntoma que nota una persona con una hernia de disco lumbar es el dolor en esta zona de la columna.

Posteriormente, suele continuar con la molestia, adormecimiento o incluso debilidad en la pierna, ese dolor que baja por detrás de la pierna.

Cuando existen otro tipo de problemas, como la pérdida de control en la vejiga o el intestino, podríamos estar ante una lesión de la cola de caballo.

Estos son unos nervios que se encuentran al final de la médula espinal, entre la última vértebra lumbar y el sacro. Cuando se produce una hernia discal entre la L4-L5 o la L5-S1 puede ocurrir este síndrome de cola de caballo, que es una emergencia que comienza con entumecimiento de la zona genital y retención urinaria.

En muchas ocasiones, los síntomas producidos por esta hernia discal lumbar no duran en el tiempo.

Por Joseba Agote – Agote Quiropráctica

Inicio