El pasado día 16 de octubre se celebró la asamblea general de la Asociación Española de Quiropráctica. El acto tuvo lugar en el madrileño Hotel de las Letras, ubicado en la Gran Vía. Fue un encuentro especial y con tintes emotivos ya que el evento conmemoraba el treinta aniversario de esta entidad. Por otra parte, la fecha señalada también precedía al Día Mundial de la Columna Vertebral, por lo que la cita para los asociados era, en esta ocasión, de gran relevancia. Los asistentes acudían con ilusión y se fotografiaban en el “photocall” creado para la ocasión. El panel estaba decorado con fotografías que conmemoraban estas tres décadas de trabajo en España. 
Uno de los momentos más emotivos fue el homenaje al socio honorífico Jim Emch, quien fue co fundador de la asociación junto a Robert Gevers. Ambos fueron clave en el desarrollo de la profesión quiropráctica en el país, cuando ésta apenas era aún conocida. 
El acto transcurrió de forma muy dinámica y con intervenciones muy variadas. El Presidente de la Asociación, Carlos Gevers, presentó al nuevo gerente de la AEQ, Tomás Pascual. Gevers explicó los motivos de la contratación, ya que con esta nueva figura, de igual forma que ocurre con el resto de asociaciones internacionales, la AEQ podrá llevar una mejor gestión de sus competencias. Además se podrán abarcar nuevas tareas como es la elaboración de un “Libro Blanco”. La asamblea procedió a la votación y a continuación se le dio la bienvenida a Tomás como miembro del nuevo equipo, mediante un caluroso aplauso. El acto prosiguió con múltiples intervenciones. El Director del Barcelona College of Chiropractic (BCC), Adrian Wenban, también realizó una intervención para explicar la actualización de datos de la universidad. Desde el BCC se mostraron muy satisfechos con el crecimiento de la escuela, que ha ido incrementándose con respecto al número de alumnos, año tras año.
También es habitual en los actos de la asociación contar con un espacio dedicado a la investigación. Una vez más, Arancha Ortega, que ejerce una labor de investigación quiropráctica en el MCC, agradeció a la AEQ la aportación económica en esta materia. Después explicó su estudio más reciente, basado en la evidencia de un componente inflamatorio en la sangre y como éste se ve reducido mediante la aplicación de ajustes quiroprácticos. La evidencia de esta fórmula se puede demostrar mediante la orina. Por esta razón, solicitó la colaboración de la asociación para poder continuar con la investigación mediante la donación de muestras.
A medida que el acto iba transcurriendo, los diferentes miembros realizaban sus exposiciones, actualizando así este último medio año de trabajo. Unos meses muy intensos para algunos, ya que la AEQ se encuentra en un periodo de transformación, en el que busca optimizar al máximo sus posibilidades y sequir trabajando por la regularización en España.
En la recta final del acto, también se quiso destacar la labor solidaria que ejercen algunos quiroprácticos, como el caso de la asociada Carmen Pajuelo, quien explicó su reciente visita a Botswana. Pajuelo ha estado realizando ajustes en una clínica de la ciudad sudafricana a personas sin recursos. Una experiencia muy gratificiante, según señalaba, ya que la evolución en el estado de salud de los pacientes era muy evidente. En definitiva, cuatro horas de trabajo de actualización que culminaron en festejo, ya que la ocasión lo merecía. Los asistentes celebraron un cóctel en la azotea del edificio para poder conmemorar el aniversario de la entidad. Allí, entre risas y brindando con vino español, pudieron gozar de una velada amena con la satisfacción de quien ha realizado el trabajo bien hecho.